lunes, 4 de abril de 2011

Francisco Javier Herrero, músico e integrante de Pecos

''Cuando no estamos trabajando, necesito descansar de mi hermano; unas vacaciones''


04/04/2011 - Marta Veiga (Lugo)

Han pasado treinta y cuatro años desde que los hermanos Herrero, Francisco Javier y Pedro José, el rubio y el moreno, iniciaron su trayectoria musical como Pecos. Coincidió en plena Transición, cuando España se abría a la cultura juvenil y triunfaban en las listas nombres como Pablo Abraira, Julio Iglesias, José Luis Perales o un jovencísimo Bosé.

Ustedes formaron parte de lo que fue uno de los primeros fenómenos fan en España. ¿Cómo se ve desde la distancia?
Pecos éramos también adolescentes en aquel momento, yo tenía 17 años y mi hermano, 15. Cuando empiezas de adolescente en la música te sigue gente de tu edad. Siempre se dice que ese tipo de carreras que comienzan muy tempranas son pasajeras. En nuestro caso, el mérito no ha sido todo nuestro: hemos sabido rodearnos de gente inteligente, que nos ha dado el toque cada vez que nos hemos ido desviando del camino; que nos ha cogido de las orejas y nos ha vuelto a encauzar... Al parecer, las canciones con las que se identificaron algunos hace tantos años siguen gustando y diciendo cosas.

¿No le da la sensación de que hoy en día es prácticamente imposible que alguien haga suyas las canciones si se tiene en cuenta el ciclo de caducidad de los éxitos del
momento en los grandes medios?
Ahora todo pasa mucho más rápido. Antes las compañías cuidaban más la carrera de un artista. No pasaba nada si tardabas algo más en vender lo que se suponía que tenías que vender. No sé si era mejor o peor, pero creo que la gente lo tiene ahora más difícil. Antes sacabas un disco con diez o doce canciones y todo sonaba... y el tiempo suficiente para que la gente se aprendiera las canciones... Ahora la industria prácticamente ha desaparecido y estamos en un momento crítico, crudo: con internet, la piratería... tendrá que nacer un nuevo soporte.

¿Y en este panorama, a qué tipo de músicas está atento?
Yo escucho de todo, no sé si será por deformación profesional. Sí puedo decir que lo que me parece más interesante está en los locales de ensayo y no en las radiofórmulas. Ahí sí que se echa de menos el panorama de la Transición: había hambre de cultura, mucho talento y ganas de hacer cosas... y todo tenía cabida: en la radio sonábamos nosotros, Julio Iglesias y Pablo Abraira, pero también Supertramp, Yes, Kansas... Ahora en las ‘efeemes’ sólo suena música que se supone gusta a la gente joven y muchos no tenemos cabida.

Pecos es un grupo que se asocia a canción melódica, ¿cómo se adapta la forma de contar cosas desde aquellos años de juventud a territorios más adultos?
Cambia la forma de hacer canciones, porque cambia la forma de contar y de cantar. Y tiene que ser así. Existe una imagen un poco errónea de nosotros como cantantes de canción melódica. Y yo creo que no. Sí que es cierto que han sonado más en las radios ese tipo de canciones, pero la gente que viene a nuestros conciertos puede comprobar cómo hacemos medios tiempos, piezas bastante cercanas al rock, a la salsa... Siempre hemos llevado todo a nuestro estilo; a nuestra manera de escribir y de sentir, y sí que hay amor y desamor, pero hay también más cosas.

En su caso, la marca de la casa es también el juego vocal de los dos cantantes. ¿Es complicado mantener la forma para alcanzar los agudos que hacían cuando eran tan jóvenes?
La verdad es que nos hemos ido cuidando. Hay que tener en cuenta que, en la vida de un cantante, cada cinco años se producen cambios de voz. El paso del tiempo a veces te juega malas pasadas, pero mira si le ha cambiado la voz a Sabina y ahí está. También te digo que si nuestras voces no sonaran como pensamos que deben sonar seríamos nosotros los primeros en hablar de retirada.

Además de compañeros de grupo, son hermanos, ¿qué hacen para que no se resienta su relación?
A lo largo de todos estos años hemos aprendido a respetarnos. Por encima de los personal está el nombre de Pecos; nuestra vida personal es otra cosa. Cuando no estamos trabajando no nos solemos ver para nada. Hay que desintoxicarse (risas). Cuando las personas pasan mucho tiempo con otra que no es su mujer o su marido necesitan tomar unas vacaciones!

Lo que no cambia es que son áun el rubio y el moreno de Pecos...
Esto es como cuando leo el nombre de Pecos con el artículo delante. No sé por qué lo tienen que poner. Siempre fuimos Pecos, no Los Pecos! Ya lo he dejado por imposible. Yo ahora, más que rubio, ¡tengo el pelo blanco! Y es normal, porque tengo cincuenta años y no los diecisiete con los que empecé. Supongo que es consecuencia de que calásemos tanto entre la gente en aquella época. Si Marilyn siguiese viva tampoco sería hoy como la tenemos en mente. A veces pienso que si fuese en EE.UU.todavía habría pósters nuestros, de cuando éramos rubios y morenos (risas).

Hablaba antes de la gente de la que se han rodeado. Uno de los primeros productores suyos fue el gallego Juan Pardo...
Pero no fue el primero. El primero y nuestro descubridor fue Capi. Luego vino Juan Pardo. Uno de los grupos a los que nos queríamos parecer cuando empezamos era Juan y Junior, y Juan Pardo fue durante muchos años productor nuestro. Gracias a él hemos conocido la idiosincrasia de la gente gallega. Considero que tiene una valía enorme como músico, compositor e intérprete y que no se le ha rendido el homenaje que se merece por todo lo que ha aportado a la música pop en España; como productor y compositor para muchos grupos...

ANECDOTARIO
"Al principio, el nombre de Pecos nos pareció horroroso, pero nos acostumbramos"

¿Tiene algo que ver el nombre de Pecos con Pecos Bill, el arquetipo del vaquero americano?
Nada de nada. Supimos después de poner el nombre que había un cantante que se llamaba Pecos Camba, un río en América que se llama Pecos, lo de Pecos Bill... En la mili tuve un compañero que se apellidaba Pecos..., pero nada que ver. Nos llegaron a decir que si tenía que ver con las pecas de la cara, que si era alguna referencia a que éramos muy jovencitos, de todo.

¿Y cuál fue el origen, entonces, del nombre?

Pues cuando empiezas tienes que buscarte un nombre artístico y se escogió Pecos. Pe, por las dos primeras letras del primer nombre de mi hermano: co, por las dos últimas de mi nombre, y la ese del plural. Nada más. A principio nos pareció horroroso, pero después nos llegamos a acostumbrar.

http://elprogreso.galiciae.com/nova/83436.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada